7 razones por las que no querrás que tus hijos salgan de la piscina

0
1249
views
7-razones-por-las-que-no-querras-que-tus-hijos-salgan-de-la-piscina-beneficios

Jugar en el agua tiene beneficios para la psicomotricidad del niño, el sentido del equilibrio y la autoestima

Iria Logo
Por Lucile Preat
Licence (Bachelor) STAPS (INEF) en Actividad Física Adaptada del Equipo Iria
¡Verano completamente instalado! Y esto, en los peques, suele ser sinónimo de pasarse el día (casi) entero en el agua. Y aunque no nos hayamos parado a pensarlo, jugar en la playa, la piscina, o incluso en un pequeño riachuelo en una excursión en el campo tiene un sinfín de beneficios para el desarrollo infantil, como también los tiene (y ya os contamos) Jugar en el parque.  El medio acuático favorece la autoestima de los niños y niñas, les ayuda en la socialización y la comunicación, y se trabajan los aspectos espaciales y temporales. Pero además, hay otros 7 razones por las que no querrás que tus hijos salgan de la piscina. ¿Queréis saber cuáles son? El Centro de Atención Temprana y Tratamientos Pedagógicos Iria nos los cuenta todos. ¡Al agua patos!

7-razones-por-las-que-no-querras-que-tus-hijos-salgan-de-la-piscina-beneficios1. El agua relaja a los peques porque activa los receptores de la piel 

¿Alguna vez te has planteado por qué, para relajarnos, nos vamos a un spa? ¿O por qué cuando estamos cansadas o con un estado de ánimo que nos sobrepasa, a veces se sugiere aquello de “tómate un baño; te sentará bien“. Pues porque, a diferencia de cualquier otro deporte, entrar en el agua activa los receptores de toda la piel. Y tomar conciencia de nuestro cuerpo provoca, en general, sensación de bienestar, la misma que percibes cuando recibes un abrazo, un masaje o una ducha. Durante el rato de piscina o playa los niños o niñas pueden estar sobreexcitados, pero cuando salen del agua tienden a quedarse muy relajados.

2. Favorece el vínculo familiar

Como casi todos los ratos de ocio que se disfrutan en familia, bañarse también ofrece múltiples beneficios si se disfrutan con los adultos de referencia del peque, porque se crea una relación de afecto intensa al compartir momentos de contacto físico íntimo donde los niños y niñas logran expresarse con mayor facilidad. Por lo general, el agua es una actividad que enamora., pero algunos peques desde el principio van sin miedo, y otros tendrán que superarlo (¡y qué buen aprendizaje vital es aprender a superar nuestros miedos!).

Y para las mamás y papás (¡y las hermanas, los abuelos o los tíos!) puede ser también muy gratificante observar y comprobar todo lo que es capaz hacer el niño o niña, o lo mucho que han evolucionado de un verano a otro. Y a los peques nada les gusta más que mostrárnoslo. ¿O acaso no nos piden una y mil veces que les miremos cuando se tiran a booomba?

7-razones-por-las-que-no-querras-que-tus-hijos-salgan-de-la-piscina-beneficios3. Flotar es (casi) mágico. Y así lo perciben los niños y niñas

El desarrollo motor de los peques (¡y de los mayores!) está condicionado por la gravedad, lo cual implica que deben controlar y regular continuamente su cuerpo. Acciones como  sostener la cabeza, sentarse y mantener el cuerpo erguido, levantarse del suelo, caminar o correr son tareas que, evidentemente, pasan desapercibidas, pero requieren un esfuerzo físico. Y la gran ventaja que ofrece el agua es que  ofrece un espacio libre de esa sensación de que el peso cae hacia abajo.

Los más peques son los que más disfrutan de ello porque, para ellos, flotar es algo casi mágico. ¿Cómo si no podríamos explicar que, estando de pie, puedan mover los pies y explorar los diferentes movimientos del cuerpo sin tener que tocar el suelo? 😉 Además, hacerlo ayuda los peques a representar su cuerpo, porque el agua delimita sus contornos y ayuda a la representación del esquema corporal.

4. Bucear ofrece a los niños una mini-desconexión del mundo

¿Qué ocurre debajo del agua? Pues que hay un mundo nuevo, un mundo en el que dejamos de oír (u oímos muy poco) y exploramos otras perspectivas diferentes (¿hace cuánto no abres los ojos bajo el mar…?). Una vez que los peques hayan aprendido a respirar debajo del agua (esto es, a disociar la respiración nariz-boca), y sepan bucear (¡algunas niñas y niños aprenden muy, muy pronto!), pueden sin saberlo, desconectar momentáneamente de la realidad, sumergirse de lleno en ese mundo propio que ofrece el instante en el que estás sumergiendo la cabeza en el agua, similar a la sensación de subir una montaña y, desde la cima, mirar al infinito… ¿La recuerdas?

7-razones-por-las-que-no-querras-que-tus-hijos-salgan-de-la-piscina-beneficios5.  El agua ayuda a trabajar el equilibrio

Y manejar bien el equilibrio es la base de casi todas las destrezas deportivas. El sentido común nos hace pensar que para trabajar mucho el equilibrio sería mejor dar vueltas en el suelo como una bailarina, y que el agua tiene poco que ver. Sin embargo, la clave del equilibrio es nuestro oído interno (sistema vestibular lo llamamos, ese líquido que tenemos dentro que cuando giramos la cabeza muy rápido nos produce mareo). En la vida terrestre, son los receptores de la planta de los pies y nuestro ojos los que nos dan información sobre la posición de nuestro cuerpo. Por eso cuando cerramos los ojos es más fácil perder el equilibrio. Sin embargo cuando estás en el agua, boca arriba, los ojos apenas  dan información, y los pies no tocan el suelo… ¡solamente está trabajando tu odio interno y tu propiocepión!
Un apunte: ¿sabías qué las personas que consiguen, con los ojos cerrados, dar vueltas en el agua o hacer volteretas tienen un sentido del equilibrio más desarrollado? 😉

6. Las actividades acuáticas son sinónimo de diversión sin fin

Y no hablamos de natación, sino de actividades acuáticas, porque éstas engloban muchas más cosas muy interesantes para los niños y niñas. Y es que tanto el juego libre en el agua, como las actividades dirigidas son sinónimo de beneficio para los peques. En el agua se pueden trabajar habilidades motoras terrestres como el lanzamiento de pelotas, correr (sobre una colchoneta que se mueve), juegos colectivos, baile acuático… Pero a los beneficios de todas estas actividades deportivas se añade, además, las características tan enriquecedoras que aporta el propio medio acuático. Un win-win.

7-razones-por-las-que-no-querras-que-tus-hijos-salgan-de-la-piscina-beneficios7. Y lo mejor: ¡el agua cansa!

Y quien diga lo contrario… ¡miente! Cualquier desplazamiento en el agua necesita más energía que en la tierra (sobre todo al principio, cuando los peques no tienen adquirida la técnica de nadar). Incluso mantenerse quieto, salir de la piscina, entrar, y saltar una y mil veces de la piscina gasta mucha más energía. Es una actividad aeróbica que los peques realizan sin apenas darse cuenta (y las familias también, si les acompañamos en su aventura…). Y reconozcámoslo: es un gustazo la siesta que se echan después de toda una mañana con saltos, chapuzones y boooombas en la piscina. ¿O no?

Centro de Atención Temprana y Tratamientos Psicopedagógicos Iria.

Y durante el invierno… Actividades Acuáticas Adaptadas para niños y niñas con dificultades en su desarrollo

Durante el invierno la piscina no se acaba. Desde el Centro de Atención Temprana Iria estamos disponibles para cualquier consulta relacionada con vuestros peques. Intentaremos daros una respuesta lo más ajustada a vuestras necesidades. ¡Y permaneced atentos porque en breve os daremos información sobre nuestra nueva temporada 2108-2019 de Actividades Acuáticas Adaptadas para niños y niñas con dificultades en su desarrollo o riesgo de padecerlo!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here